Expande Tu Negocio Sin Sacrificar Tu Vida En El Intento Calatayud Aragón

Es común que al iniciar un negocio, los fundadores realicen la mayoría de las tareas: desde las ventas y la operación hasta la intendencia. Sin embargo, si a un año o más de vida sigues siendo el “hombre orquesta”, entonces corres el riesgo de desarrollar una empresa solar y ser un esclavo el resto de tu vida...

Compañías Locales

Calmarza Santos Pascual
+34 976.897.220
CALL SAN ANTON 2
Calatayud, Aragón
Martinez Calvo Francisco
+34 976.568.173
AVDA JUAN CARLOS I 3
Zaragoza, Aragón
Celorrio Largo Rosario
+34 976.282.792
CALL CONDE ARANDA 5
Zaragoza, Aragón
Morera Bastor Maria Jose
+34 976.566.300
VIA IBERICA 17
Zaragoza, Aragón
Badia Cambra Ernesto
+34 974.404.697
AVDA NUESTRA SEÑORA DEL PILAR 3
Monzon, Aragón
WEB ASESORES, S.L.
976.897.575
Pso. Ramón y Cajal, 11 Casa 3 Local 5 Bajos
CALATAYUD, Aragón
ALTIMEX S.L.
+34 976.462.793
CALL TENERIFE 3
UTEBO, Aragón
Asesores Fiscales de Teruel S.L.
+34 978.617.363
CALL RUBIO 2
Teruel, Aragón
Mayor Coronas Alejandro Fernando
+34 974.308.343
AVDA CINCA 10
Barbastro, Aragón
Peña y Cetina S. R. C.
+34 974.225.559
CALL COSO ALTO 23
Huesca, Aragón

Haga click aquí para leer mas artículos en www.ideasparapymes.com

Me ha sucedido con relativa frecuencia que cuando le preguntas al dueño de un negocio exitoso “¿oye, y cuándo abres la segunda sucursal?”, obtienes respuestas como: “No mano, no tengo quien la atienda” o “No hombre, si apenas puedo con esta y ya me estoy volviendo loco”.

Es aquí donde me doy cuenta que posiblemente el dueño haya desarrollado lo que se denomina “una empresa solar”, es decir, una empresa en donde el dueño trabaja para el negocio y no el negocio para él, ya que todo gira a su alrededor. Esta situación le impedirá expandirse y al mismo tiempo lo condenará permanentemente a largas jornadas de trabajo, el resto de su vida.

¿Pero qué es una empresa solar?

Una “empresa solar” es un negocio en donde el dueño, denominado “el sol”, realiza gran parte de las operaciones del día a día, además de dirigirlo y controlarlo. En las empresas solares, todo gira alrededor de una única persona, la cual se involucra en casi todos las decisiones y buena parte de la operación.

Si tu empresa es solar, es probable que:

Todas las decisiones pasen por tus manos: ventas, descuentos, contrataciones, pago a proveedores, cuestiones operativas… etcétera. En realidad eres el único individuo dentro de la empresa autorizado para tomar decisiones; los demás, las ejecutan.

Tú eres el mejor vendedor que tiene la empresa y cuando surge una oportunidad con un cliente importante, eres de la opinión que eres tú quién debe atenderlo personalmente, aunque tengas otros vendedores.

Eres el que realiza las compras, porque ninguno de tus empleados es “tan hábil como tú” para escoger correctamente los productos o insumos.

Tú eres quien hace las contrataciones, porque eres el que tiene el “mejor ojo” para la gente.

Tú eres el que realiza la cobranza, porque a tus empleados no les hacen mucho caso y tienes que pagar la siguiente nómina.

Es común que realices actividades que deberían hacer tus empleados porque de lo contrario las cosas no se concretan como las esperas.

Solo tú entrenas a los nuevos empleados porque eres “el que más conoce” el negocio.

Trabajas entre 60 y 80 horas a la semana, porque si no las cosas “no salen” como las esperas.

No sales los fines de semana ni vas a fiestas familiares, porque tienes que quedarte a cuidar el negocio.

Ni hablar de vacaciones, porque no puedes ausentarte sin que el negocio se paralice.

Das por ciertos los dichos populares: “el que tenga tienda que la atienda”… o “a ojo del amo engorda el caballo”; o que tal este: “si deseas que algo se haga bien, hazlo tú mismo”.

Los riesgos de la empresa solar
Sin duda este tipo de empresas funcionaron bien durante el siglo pasado, pero difícilmente sobrevivirán en el futuro. Las condiciones actuales, en donde la apertura de mercados y la competencia global son una realidad, nos obligan a tener empresas más eficientes, con oficinas o sucursales en puntos estratégicos, más cercanos a los clientes.

Son muchos los riesgos y amenazas que tiene una empresa solar. Aquí mencionamos algunas de ellas:
Ausencia repentina de “el sol”. ¿Qué pasa si en una empresa solar, “el sol” se enferma, o peor aún, muere de manera repentina? Es inminente que la empresa entrará en una crisis que posiblemente la lleve a la quiebra y desequilibre a toda la familia. Desafortunadamente, cuando enfermamos es precisamente cuando más necesitamos que nuestras empresas funcionen correctamente. Pero “el sol”, al ser el único capaz de ejecutar gran parte de las operaciones en el negocio, habrá logrado exactamente lo contrario, hacer que la empresa no opere sin el. Recuerda: nadie debe ser imprescindible en una empresa, ni siquiera el propio dueño.

Baja eficiencia operativa. Una de las características de las empresas solares es la baja o nula creación de “procesos formales de negocio”. Al no haber un proceso formal ni mecanismos que lo ayuden a controlarlo, los empleados realizan las actividades basados únicamente en su propio entendimiento, lo que equivale a dirigir a un grupo de artesanos: la calidad del resultado final dependerá del talento que haya desarrollado el artista en cuestión.

Dificultades en la expansión. Muchas veces deseamos expandirnos y crecer nuestro número de sucursales, y aunque en ocasiones contamos con el dinero necesario, no tenemos la habilidad para controlar el negocio a distancia. Y es que el asunto se reduce a la pregunta: ¿dónde puede encontrarse a otra persona confiable que tenga todas las habilidades que “el sol” ha desarrollado? La respuesta es evidente: en ningún lugar.

Hoy en día, si queremos crecer nuestra base de clientes es necesario construir confianza con nuestro mercado a través de la calidad de nuestro servicio. Esto en muchas ocasiones, requiere de estar cerca del cliente y para estar cerca del cliente, debemos abrir sucursales que operen al mismo nivel de eficiencia que la matriz. Sin embargo, sin una estructura organizacional adecuada y sin procesos formales de negocio, esto se vuelve prácticamente imposible.

Dejando de ser el sol
Para lograr que una empresa solar deje de serlo, se requiere efectuar un proceso de reorganización, es decir, un cambio en la forma en la que se realizan las actividades diarias de la empresa. He aquí algunos consejos de utilidad:

Establece procesos formales de negocio. Comienza por asentar en papel la manera en la que tienen que efectuarse las actividades más importantes del negocio. Estos serán la base de lo que se denomina el “manual de procedimientos”, el cuál te permitirá establecer claramente como quieres que se hagan las cosas y te servirá como material de capacitación de inducción para el personal de recien ingreso.

Utiliza la tecnología en tu favor y controla tu negocio. Una de las ventajas de tener procesos claros es la posibilidad de crear sistemas de información basados en estos procesos para de esta manera medir y controlar tu operación. La tecnología hoy en día nos permite contar con información a todo momento que te permitirá tomar decisiones informadas. A través de un sistema de información, serás capaz de controlar los resultados que tiene tu negocio y tomar las mejores decisiones no importando si estás presente o no. Piensa en que son precisamente los sistemas de información los que permiten que compañías como Starbucks o McDonalds, puedan controlar eficientemente la operación de miles de sucursales a distancia.

Aprende a delegar y evita ser un cuello de botella. Pregúntate constantemente: ¿Cuáles de mis actividades diarias podrían realizarlas otras personas? Asigna la tarea, muestra a tus subordinados como ejecutarla, define las expectativas y provéeles los recursos y la autoridad necesarios para lograr el objetivo. En ocasiones parece más fácil hacer la tarea uno mismo, pero recuerda que si no delegas, realizarás la misma tarea una y otra vez. En cambio, una delegación efectuada correctamente se hace únicamente una vez.

Comparte tu visión del negocio con tus colaboradores. La visión del negocio no es nada más que el tipo de empresa que quieres tener en un futuro. Una vez definida, compártela con todos tus empleados, y me refiero a todos, desde tu mano derecha hasta el que realiza la intendencia. Si tu personal conoce el tipo de empresa que quieres formar, es más probable que adquieran sentido de propósito y actúen en consecuencia.

Entrena a un sucesor. Aunque seas muy joven y estés tan fuerte como un roble, trata en medida de lo posible de tener a una persona lo suficientemente capacitada como para remplazarte por un tiempo. Esto te permitirá además de tomar unas merecidas vacaciones, reducir el riesgo de que tu empresa se colapse en un evento de ausencia inesperada.

Valora y busca el talento. Una empresa es exitosa en medida del talento humano que logra atraer. Intenta siempre rodearte de personas competentes y permíteles actuar en sus áreas de especialidad. Te sorprenderán los resultados y la grata sensación de compartir la responsabilidad del negocio con personas igual o más capaces que tu.

Contrata asesoría externa. Existen muchas empresas que pueden facilitar y acelerar el crecimiento de tu negocio: asesores en recursos humanos, mercadotecnia, ventas, sistemas de información, administración y contabilidad, etcétera. Pregunta cuales son los beneficios que obtendrás al contratar sus servicios. Gran parte de estas empresas tienen precios accesibles para las PYMES y te proporcionarán conocimiento empresarial que te hará recuperar con creces tu inversión.

Estas son sólo algunos pasos en el largo camino que hay que recorrer. Mucha suerte y mucho éxito en tu negocio.

El autor tiene pavor de convertirse en sol de su empresa. Por esta razón, busca desesperadamente colaborar con personas más capaces y talentosas que el, con las que pueda compartir grandes responsabilidades.

Haga click aquí para leer mas artículos en www.ideasparapymes.com