Diferencias Temporales En El PGC 07 Cabra Andalucía

Diferencias entre la base imponible y el resultado contable antes de impuestos, cuyo origen se encuentra en los diferentes criterios temporales de imputación empleados. Para determinar si una diferencia es temporaria-temporal y calcular el importe de la misma, así como el importe del impuesto diferido a contabilizar, se podría seguir el siguiente procedimiento...

Compañías Locales

Gimenez de Aragon Vidal Pedro
+34 954.212.477
CALL MORATIN 28
Sevilla, Andalucía
Costamanilva Gestion S.L
+34 952.892.097
Ctra. Cadiz-Malaga KM. 01440
Manilva, Andalucía
CONTSA CORPORACION EMPRESARIAL S.A.
+34 954.500.301
CALL JAVIER LASSO DE LA VEGA 8
Sevilla, Andalucía
MASPLAN BAYO Y ASOCIADOS
+34 959.220.230
CALL VILLANUEVA DE CASTILLEJOS 10
Huelva, Andalucía
Martinez Garcia y Marquez Asociados.S.L.
+34 958.263.468
CALL SAN ANTON 9
Granada, Andalucía
Asesoría García Fiscal Laboral Y Contable
957655804
Corredera, 41
Montilla, Andalucía
AYUNTAMIENTO DE MARBELLA
+34 952.859.483
Parque de la Constitucion S/N
Marbella, Andalucía
Ruz Bravo Oscar
+34 952.028.068
Av Juan L Peñalver (Pque Tecnologico) S/N
Parque Tecnologico, Andalucía
Carlos Fernandez Algeciras y Asociados S.L.
+34 956.631.073
CALL REGINO MARTINEZ 3
Algeciras, Andalucía
Ayuntamiento de Almeria
+34 950.273.002
AVDA CABO DE GATA 191
Almeria, Andalucía

Proveído Por:

Haga click aquí para leer más artículos en CEF.- Contabilidad

En la norma 13.ª se definen las diferencias temporales como:

«Diferencias entre la base imponible y el resultado contable antes de impuestos, cuyo origen se encuentra en los diferentes criterios temporales de imputación empleados para determinar ambas magnitudes y que, por tanto, revierten en períodos subsiguientes.»

En primer lugar hacer hincapié en que las diferencias temporales van a seguir existiendo y se van a seguir contabilizando (la definición del PGC 07 coincide con la recogida en la norma 16.ª del Plan de 1990); en segundo lugar, que toda diferencia temporal es temporaria y que, por lo tanto, generará diferencias temporarias deducibles o diferencias temporarias imponibles según que en el futuro implique un menor o un mayor importe a pagar por impuesto diferido (o un mayor o menor importe a devolver por impuesto diferido), y en tercer lugar, que como diferencias temporarias que son, se van a calcular comparando activos y pasivos contables, y activos y pasivos fiscales, y no como en el Plan de 1990 comparando gastos e ingresos contables y gastos e ingresos fiscales, aunque el resultado obtenido vaya a ser el mismo.

De lo anterior se deduce que las diferencias temporarias-temporales que surgen con signo positivo generan diferencias temporarias deducibles, en consecuencia, activos diferidos, mientras que las que se originan con signo negativo generan diferencias temporarias imponibles, es decir, pasivos diferidos.

Procedimiento a seguir:

Para determinar si una diferencia es temporaria-temporal y calcular el importe de la misma, así como el importe del impuesto diferido a contabilizar, se podría seguir el siguiente procedimiento:

1. Determinación del valor contable del activo o pasivo a considerar.

El valor contable se habrá obtenido aplicando la normativa contable correspondiente.

2. Cálculo de la base fiscal del activo o pasivo considerado.

La cual se determinará teniendo en cuenta la normativa fiscal aplicable.

3. Si las magnitudes obtenidas en los dos pasos anteriores no coinciden, nos encontraremos ante una diferencia temporaria.

4. Determinación de si se trata de una diferencia temporaria imponible o deducible, para lo cual se habrá de tener en cuenta si la mencionada diferencia la genera un activo o un pasivo.

Si el elemento considerado es un activo (pensemos por ejemplo en un activo depreciable) y su base fiscal es mayor que su valor contable, quiere decirse que en el futuro el importe deducible fiscalmente por amortización será mayor que el importe amortizable contablemente, por lo que la diferencia entre el valor contable y la base fiscal es una diferencia temporaria deducible que generará, en consecuencia, un activo diferido por diferencia temporaria deducible. Si por el contrario la base fiscal es menor, el importe deducible fiscalmente será menor que el importe amortizable contablemente, por lo que en el futuro nos podremos deducir menos, por lo que se tendrá que pagar más, encontrándonos ante un pasivo diferido por diferencias temporarias imponibles.

En el caso de que el elemento considerado sea un pasivo (pensemos por ejemplo en una deuda) y su base fiscal sea mayor que su valor contable, quiere decirse que en el futuro el importe a pagar desde un punto de vista fiscal será mayor que el importe a satisfacer por la deuda contables, por lo que nos encontraríamos ante un pasivo diferido por diferencias temporarias imponibles. Si por el contrario, la base fiscal es menor que el valor en libros de la deuda, el importe a pagar fiscalmente será menor que el importe contable, por lo que nos encontraríamos ante un activo diferido por diferencias temporarias deducibles.

5. Cálculo del importe por el que registrar el activo o pasivo diferido surgido.

Para determinar el importe del impuesto diferido surgido, se habrá de aplicar el tipo de gravamen que corresponda al importe de la diferencia temporaria.

Haga click aquí para leer más artículos en CEF.- Contabilidad