Temas > Legal >

Activos No Corrientes

El plan general contable destaca que los elementos deben clasificarse atendiendo al uso o destino que decide darles la empresa, es por eso que este plan señala dentro de las cuentas contables los activo no corrientes. El objetivo de dicha reclasificación es recuperar la inversión a través del uso continuado, la intención de la empresa es venderlos en el plazo de un año...

Proveído Por:

Haga click aquí para leer más artículos en CEF.- Contabilidad

Activos no corrientes mantenidos para la venta:

El PGC 07 destaca que los elementos deben clasificarse atendiendo al uso o destino que decide darles la empresa, de ahí que cuando la dirección cambie de planes se verá obligada a informar en contabilidad con las oportunas reclasificaciones, por ejemplo, inversiones de renta fija que se clasifican como cartera mantenida a vencimiento y posteriormente decide venderlas, implicaría pasarlas a la cartera de disponibles para la venta; un local que ocupaba la empresa y ahora lo destina a alquiler, supone el traspaso de inmovilizado material a inversiones inmobiliarias. Y en ese deseo de aportar mayor y mejor información, nace una nueva clasificación para los inmovilizados, que es la de activos no corrientes y grupos enajenables mantenidos para la venta que se integra dentro del activo corriente; igual ocurre con los pasivos asociados a dichos activos que se reclasifican al pasivo corriente. El objetivo de dicha reclasificación es anunciar un cambio de planes, ya que, en lugar de recuperar la inversión a través del uso continuado, la intención de la empresa es venderlos en el plazo de un año.

La reclasificación a activos no corrientes mantenidos para la venta se regula en la norma 7.ª del PGC 07 y exige el cumplimiento de los siguientes requisitos:

El activo ha de estar disponible en sus condiciones actuales para su venta inmediata.
Su venta ha de ser altamente probable, para ello deben concurrir las siguientes circunstancias:
La empresa ha iniciado un plan para vender el activo (está buscando comprador y tiene intención de vender el activo).
El activo se ofrece a un precio de venta parecido a su valor razonable actual.
Se espera que la venta se realice en el plazo de un año desde la fecha de clasificación del activo como disponible para la venta, salvo que, por hechos o circunstancias fuera del control de la empresa, el plazo de venta se tenga que alargar y exista evidencia suficiente de que la empresa siga comprometida con el plan de venta.
De la actuación de la empresa se deduzca que es improbable que vaya a abandonar el plan de venta, vaya a haber cambios significativos o que vaya a ser retirado.
Los activos no corrientes mantenidos para la venta se valorarán por el menor entre el valor en libros y el valor razonable menos los gastos de venta. Durante el tiempo que permanezca como activo mantenido para la venta no se podrá amortizar, aunque sí se podrá registrar el deterioro. Los rendimientos que se obtengan mientras no se formalice la venta se imputarán a Pérdidas y Ganancias, en el apartado B) Resultado neto de actividades interrumpidas.

El criterio de valoración anterior no se aplicará a las siguientes partidas:

Activos por impuestos diferidos, a los que se le aplica la norma 13.ª de Impuesto sobre beneficios.
Activos procedentes de retribuciones al personal, que se rige por la norma 16.ª de Pasivos por retribuciones a largo plazo al personal.
Activos financieros, excepto inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas, que se regula por la norma 9.ª de Instrumentos financieros.
Cuando un activo deje de cumplir los requisitos para ser clasificado como activo mantenido para la venta se vuelve a incorporar al inmovilizado o a la partida que corresponda y se valora por el menor entre:

Valor contable que tenía antes de su clasificación, incorporando las amortizaciones y correcciones que se hubieran realizado durante el período que se ha mantenido como activo para la venta.
Valor recuperable, entendido como el mayor entre el valor razonable menos costes de venta y el valor en uso.
Las diferencias de valoración que se produzcan se imputan al resultado del ejercicio.

La norma 7.ª de Activos no corrientes mantenidos para la venta nunca se aplicará a las empresas que apliquen el PGC de PYMES, cuyos activos continúan en el Grupo 2 hasta su venta y se amortizan hasta esa fecha. No deben informar en Pérdidas y ganancias de los rendimientos obtenidos mientras se tiene el plan de venta, en actividades interrumpidas, porque dicho apartado no aparece en el modelo de cuenta de Pérdidas y ganancias del PGC de PYMES.

Haga click aquí para leer más artículos en CEF.- Contabilidad
Artículos Similares
- El Estado De Flujos De Efectivo
El estado de flujos de efectivo es una de las cuentas anuales que incorporo la reforma mercantil del año 2007. Se trata de un estado que informa sobre la utilización de los activos monetarios representativos de efectivo y otros activos líquidos equivalentes clasificando los movimientos por actividades e indicando la variación neta de dicha magnitud en el ejercicio...
- Cuadro de Cuentas de las Provisiones
- Baja De Activos Financieros
- Fusiones Entre Entidades de Crédito
- Características y Estructura De Los Activos Financieros
- Cómo Saber Si Una Provisión Debe Reconocerse Contablemente
- Otros Activos Financieros
- El Balance y Normas Comunes al Balance
- Inversiones Inmobiliarias
- Nic 37, Provisiones, Activos Y Pasivos Contingentes